¿Por qué es importante reciclar polímeros?

reciclar polimeros Años de estudios y avances tecnológicos han hecho que sea posible reciclar polímeros. Esto constituye, sin lugar a dudas, un paso muy importante y efectivo en la permanente lucha por mantener al medioambiente libre de contaminación de cualquier tipo.

Contaminación ambiental por polímeros

Los polímeros siempre han sido vistos como productos contaminantes. Sus residuos tardan entre cien y mil años en degradarse. Ni el carbón ni los plásticos se disuelven en agua, lo cual causa, cada año, la muerte de millones de especies marinas.

Diversos estudios han demostrado que los polímeros constituyen, aproximadamente, el 12 % del total de los residuos sólidos generados por el hombre en centros urbanos. Afortunadamente, hoy en día es posible el reciclado de polímeros, hasta tal punto de que un 95 % de los polímeros es reciclable.

Algunas ventajas del reciclaje de polímeros

Más allá de poder reusar bolsas y botellas plásticas, existe el hecho de que estos productos de plástico poseen una capacidad para generar calor superior al del carbón y la madera. Esto supone que, debidamente tratados, pueden ser un sustituto de estos combustibles naturales, cuya extracción tiene un gran impacto en el medio ambiente.

Así, una botella de plástico debidamente procesada puede generar la energía necesaria para mantener encendida, durante hora y media, una bombilla de 60 W.

La Comisión Europea ha dado inicio a la estrategia del plástico, cuyo objetivo es que, para 2030, la totalidad de los envases fabricados con polímeros sean reutilizables o reciclables. Se estima que, en la búsqueda de este objetivo, podrían ser creados alrededor de 250 000 nuevos empleos si la capacidad de reciclaje se multiplicase por cinco.

En la actualidad, siete tipos de polímeros son reciclables. Estos son:

  • PET o PETE (Tereftalato de polietileno).
  • PVC (Policloruro de vinilo).
  • PE-HD o HDPE (Polietileno de alta densidad).
  • PP (Polipropileno).
  • PS (Poliestireno).
  • LDPE (Polietileno de baja densidad).

Principales procesos para el reciclaje de polímeros

  • Reciclaje mecánico, que consiste en reducir mecánicamente las piezas a pequeños granos a fin de ser tratados. Cuenta con distintas etapas, como: limpieza, clasificación, trituración, avado y granceado. Para esto, se utilizan bolsas de lavado, canales de transporte, centrífugas, cribas, cintas transportadoras, silos, ventiladores, etc.
  • Reciclaje químico: consiste en la degradación de los materiales plásticos, mediante el uso de catalizadores o calor, con la finalidad de romper las macromoléculas y transformarlas en monómeros, los cuales serán materia prima para la fabricación de otros polímeros o algún combustible. Este reciclaje consta de las siguientes etapas: gasificación, pirólisis, hidrogenación, cracking y disolventes.

En Maquireplast nos place poner a tu disposición una amplia gama de maquinarias para reciclar polímeros. Ofrecemos equipos con los últimos avances tecnológicos. Nos adaptamos a tus necesidades y capacidad. Para mayor información, te invitamos a visitar nuestra página web. ¿Desea reciclar? Nosotros te ayudaremos. ¡Llámanos!

Sin comentarios

Añadir un comentario